viernes, 31 de diciembre de 2010

Adiós, 2010 (Soneto 254)


¡Cuántos años viviendo Nochevieja
suma ya mi decrépita osamenta!
Cada cual especial y dispareja:
la hubo triste, discreta y opulenta.

En mi casa, con todo mi linaje;
en la calle, con pito y matasuegra,
apurando hasta el último brebaje,
o de guardia en cuartel en noche negra.

Pero siempre, después de las campanas,
me han besado unos labios amorosos,
y he sentido, calientes y cercanas,
las almas de mis seres más dichosos.

Y esta noche, siguiendo la rutina,
habrá risas, dolor y golosina.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Mi limonero está enfermo (Soneto 253)


Monofrúctico sigue el limonero,
aunque el primer limón ya está amarillo;
parece en sazón, sano y pinturero,
con tersura, color, encanto y brillo.

Pero a cambio resulta que las hojas
presentan prominencias tumorosas,
con tendencia a quedar secas y flojas
y probables secuelas perniciosas.

Minador de los cítricos se llama
el microlepidóptero invasor,
que minando la hoja hace su trama...
de ahí que se le llame minador.

Pero ya hemos fijado el tratamiento:
a ver si se mejora este elemento...

miércoles, 29 de diciembre de 2010

¿Qué será? (Soneto 252)


¿Quién será, cuando pase tanto tiempo
que no quede ni un mármol con mi nombre,
el que llegue, a trasmano y a destiempo,
a leer mis sonetos y se asombre?

¿Quedarán suspendidos en los vientos
estos poemas prendidos a las redes
que propalan ingrávidos alientos
gestados entre próximas paredes?

¿Qué dirán en los tiempos venideros
lectores eventuales de mis versos,
ignorantes de leves limoneros
y de vagos dictámenes dispersos?

¿Qué será cuando llegue ese futuro?
¿Qué le pondrá la luz al claroscuro?


martes, 28 de diciembre de 2010

El frestor por la espiralia (Soneto 251)

Nacimiento del autor del blog

La estamulta pinfió a la corpisalia,
pristolia de la camba estigracinda,
fralando, como nístora bastinda,
una gípida pásbida y trepalia.

¿Alaría el frestor por la espiralia,
a pique de fostar la malaginda?
Más nesara el proxior una sortinda
que corzara el timbrín la sartinalia.

No se apuren, lectores respetados,
por palabras tan poco pertinentes;
examinen la fecha, y avisados,

muéstrense comprensivos y aquiescentes,
porque hoy celebramos, aguzados,
la fiesta de los Santos Inocentes.

lunes, 27 de diciembre de 2010

250 sonetos (Soneto 250)


Un cuarto de millar: número entero,
redondo, contundente, inapelable,
señal de estimación al respetable
y de casta y pasión de sonetero.

Doscientos más cincuenta, ¡qué puntero!
Y disfruto de un público agradable
que me hace la labor más aceptable
con su firme atención y su salero.

¿Llegaré a los trescientos con soltura?
¿Seguirán mis lectores concernidos?
¿Pasará la rutina su factura?

Yo espero tener siempre seducidos
a unos cuantos adeptos sin hartura
que mantengan mis ánimos crecidos.

(Ver soneto 200)

domingo, 26 de diciembre de 2010

Los que ya no están (Soneto 249)

Nacimiento del autor del blog

Nos hicieron felices con su amor
en otras navidades ya lejanas,
y hoy sufrimos la pena y el dolor
al sentir sus ausencias tan cercanas.

Pero igual que cadenas, nuestras vidas
se eslabonan con vidas anteriores,
y con vidas más tarde amanecidas
que requieren de amor en sus albores.

Por eso disfrazamos la amargura
que asoma en nuestro pecho algún momento
con paños de jarana y de dulzura,
con un velo que encubre el sentimiento.

Sigamos el rodar, como la noria,
velando con el gozo la memoria.

(Ver soneto 248)


sábado, 25 de diciembre de 2010

Día de Navidad (Soneto 248)

Nacimiento del autor del blog

La bulla de este dïa tan principal
me ha traído a esta hora retardada
sin tener ni una estrofa preparada,
lo cual no es un suceso muy normal.

Así que tras la media bacanal
que supone comida tan colmada,
y una vez la familia agasajada,
me dispongo a mi lírico ritual.

Mi bandujo no sufre ardor alguno,
no se han dado percances ni incidentes
y una cámara nueva me han donado.

¿Puede el día salir más oportuno?
Yo me doy con un cántaro en los dientes,
y agradezco un regalo tan preciado.

(Ver soneto 247)




viernes, 24 de diciembre de 2010

Noche de paz (Soneto 247)

Nacimiento del autor del blog

Nochebuena feliz, noche de paz,
anhela en este día el sonetero
para aquel que la busca pertinaz,
con verdad, con justicia y con esmero.

La paz es ejercicio duradero,
que debe practicarse todo el día;
desde el primer momento hasta el postrero;
en la casa, el café y la factoría.

La paz es la raíz de la alegría;
sin paz el corazón anda enojado;
el que quiere la paz busca su vía
y encuentra su interés recompensado.

¡Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra
paz a aquellos que no quieren la guerra!

(Ver soneto 246)


jueves, 23 de diciembre de 2010

El nacimiento (III) (Soneto 246)

Nacimiento del autor del blog

Aquí están las montañas y los valles,
como los avatares de la vida:
las albricias, las risas y los ayes,
la bajada después de la subida.

Aquí van los pastores campechanos,
y arriba el rey brutal su alcázar mora:
metáfora veraz de los humanos,
de la vida y la muerte a toda hora.

Aquí ves el amor que hace nacer
otra vida de luz y de esperanza:
esperanza de amar y de vencer,
de escapar al dolor y a la matanza.

Aquí pongo mi infancia y mi sazón,
mi madre, mi soltura y mi razón.

(Ver soneto 242)

  

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Elogio - un pelín patriótico - de la tortilla de patatas (Soneto 245)


A ver quién me supera esta tortilla
que acabo de freír para la cena.
A falta de jamones de Aracena,
¿qué mejor que esta simple maravilla?

Hacerla no es ninguna pesadilla:
con aceite bueno y limpio se faena,
de patatas de Sanlúcar va rellena,
y puede comer toda la cuadrilla.

Barata, suculenta, nutritiva,
autóctona, fetén, universal,
es santo y seña de la España altiva,

que se ofrece al foräneo comensal
para gozo de su alma gustativa
e instrucción del condumio más cabal.

(Ver soneto 232)


martes, 21 de diciembre de 2010

Una tarde tonta (Soneto 244)


¿Qué se puede escribir después de estar
media tarde varado en Hipercor,
buscando qué regalo es el mejor
y más beneficioso al abonar?

¿Qué me puede infundir el constatar
que persiste en la espalda mi dolor,
hasta el punto que pienso en el doctor,
pues así no se puede trabajar?

¿Qué me puede animar si el parte veo,
y el mapa está de nubes bien repleto,
con lo cual no apetece el callejeo?

¿De qué puede quejarse este sujeto,
si resulta que tras de este choteo
se encuentra que el soneto está completo?

(Ver soneto 230)

lunes, 20 de diciembre de 2010

Villancico (Soneto 243)


Pavero, con tu gorra y con tu vara,
los pavos vas llevando hacia Belén;
cuando llegues le besas en la cara,
verás cómo te besa a ti también.

Campanero, que tocas la campana,
al portal los redobles vas llevando;
cuando llegues le cantas una nana,
y la Virgen verás que está cantando.

Costurera, con tu hilo y tu dedal,
al Niño vas cosiéndole un babero;
cuando llegues le bailas al chaval,
verás como se arranca el carpintero.

Sonetero, tú llévale sonetos,
verás que Jesús sabe hacer cuartetos.

(Ver soneto 241)
  


domingo, 19 de diciembre de 2010

El nacimiento (II) (Soneto 242)


Pasó ya una semana, más un día,
desde que proclamé a mis seguidores
que a montar el belén dedicaría
con afán las jornadas posteriores.

A la sierra me fui a coger verdín,
también bornizo y ramas secas traje;
hoy he ido por tablas y serrín,
y así tengo completo el atalaje.

Pero el trabajo es arduo y despacioso,
y se ve entorpecido y retrasado
por un dolor de espalda fastidioso
que me tiene afligido y lastimado.

Si no lo he terminado no es por vago,
sino por culpa de un tenaz lumbago.

(Ver soneto 234)



sábado, 18 de diciembre de 2010

Felicitación (Soneto 241)



Se merecen mis ínclitos lectores
ser prósperos, felices y lozanos;
vivir la vida en múltiples colores;
que la dicha rebose de sus manos.

Lo merecen sin excepción alguna,
igual los que ponderan mis sonetos,
como aquellos que en actitud zorruna
remiten comentarios indiscretos.

Yo les mando mis llanos parabienes,
en estas fechas llenas de deseos:
no se dejen llevar por los vaivenes
que nos hacen sufrir los ajetreos.

¡Que pasen unos días muy felices!
(Mas no hay que ser dichosos por narices).

(Ver soneto 238)

viernes, 17 de diciembre de 2010

Paco de Lucía (Soneto 240)


Entre mares que arrastran a la anchura
del mundo de Aristóteles y Horacio,
y las aguas que se abren al espacio
que lleva a la región de la aventura ,

se enredó por las cuerdas la criatura
- fina, dura y tenaz como el topacio -
que elevó a los estratos de un palacio
el arte de tocar con galanura.

Con ritmo, con vigor, con virtuosismo,
seis cordeles que tiemblan en el viento
desgarran con amor el viento mismo.

Caudal de inspiración es su talento,
fuente pura que mana de un abismo,
que se eleva hasta el cielo con su aliento.

(Ver soneto 10)




jueves, 16 de diciembre de 2010

Spam amistoso (Soneto 239)


El lazo libanés en los cajeros,
el virus que se carga la memoria,
el asalto con nula escapatoria,
el riñón que te quitan los rateros,

son avisos, sombríos y agoreros,
que nos mandan de forma intimatoria
aquellos que se tragan toda historia
que les llega del modo más ligero.

Contumazmente tres amigos míos
me advierten a través de mi correo
de los más pavorosos desvaríos.

Debieran ya saber que no les creo
y evitarme sus lúgubres envíos,
pues los mando ya siempre de paseo.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Más caña prenavideña (Soneto 238)


Cuánta gente abomina de esta fiesta:
del gasto, del empacho, del boato,
del doblez, del bullicio, del mal rato...
pero queda en el aire su protesta.

Si eres de esos, aquí va mi propuesta:
elabora una lista con lo ingrato,
determina luchar como un jabato,
y decide no hacer lo que molesta.

Comprobarás que no se para el mundo,
y si alguno se pica por la audacia
que le den por sus partes posaderas.

En esto no vaciles ni un segundo:
si quieres respirar feliz y en gracia,
nunca tienes que hacer lo que no quieras.

(Ver soneto 237)

martes, 14 de diciembre de 2010

Navidad en el trabajo (Soneto 237)


Propuestas de menús de comedores
a cargo de un atento compañero
que se encarga, solícito y festero,
de buscar los mejores guisadores,

los que sirven jamones superiores,
queso, lomo, revuelto de triguero,
gamba, carne, croqueta de puchero,
vino tinto, cervezas y licores,

por un precio arreglado y asequible,
que permite también después cantar
y bailar mientras todo el mundo bebe;

y al jefe se le pega algún jartible,
que aprovecha el tirón para largar
lo que el resto del año no se atreve.

(Ver soneto 236)



lunes, 13 de diciembre de 2010

Al polvorón (Soneto 236)


Me encanta manducarte, polvorón,
aunque tienes quizá muy mala fama
por llevar la manteca en tu amalgama,
con lo cual se hace mala digestión.

De chico te comía con fruición,
bañadito, ya puesto el esquijama,
temiendo me mandaran a la cama
sin poder completar el atracón.

De mayor tú ya sabes la de veces
que me han tenido que parar los pies
para evitar que fuera a reventar.

Pero basta, no más estupideces:
no me ofrezcan champán ni canapés;
contigo es con quien quiero yo gozar.

(Ver soneto 234)

domingo, 12 de diciembre de 2010

La muerte de Montesquieu (Soneto 235)


Has muerto, Montesquieu. ¿Quién te ha matado?
¿Los poderes que mandan en la tierra?
¿Los dueños del dinero y de la guerra?
¿No dejaste el poder bien separado?

¿Quién controla al gobierno depravado?
¿El juez que por dinero o credo yerra?
¿El medio que en ganar todo se emperra?
¿Cada poder no andaba por un lado?

¡Si alzaras la cabeza, Montesquieu!
Que la fuerza y el oro son los reyes
que van frente a la ley a contrapié.

¡Espíritu frustrado el de las leyes!
Respetar lo ordenado es demodé.
¿Y tendremos que arar con estos bueyes?


sábado, 11 de diciembre de 2010

El nacimiento (I) (Soneto 234)


Tengo ya que instalar el nacimiento
- hogaño me ha cogido con más gana -;
así que no se acaba la semana
sin que yo me haya puesto en movimiento.

Por eso me rebulle el pensamiento,
que pasa del pastor a la aldeana,
a los Magos, su corte y caravana,
al que recién nació y a su aposento.

Serán días de musgo y de madera,
de lentisco, serrín y plastilina,
de bornizo, bombilla y arpillera.

Y al final brillarán la campesina,
el castillo, el portal, la lavandera,
el lago, el pescador y la colina.

(Ver soneto 225)

viernes, 10 de diciembre de 2010

La detención de Assange (Soneto 233)

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Foto: AP

¡Qué mal huele, señor, huele que apesta!
¿Lo global también llega a la Justicia,
y hace que se comparta la inmundicia
sin rubor, sin vergüenza y sin protesta?

¿Todos se mueven en la misma fiesta,
confunden la verdad con su codicia,
y comparten vileza e impudicia?
¡Qué mal huele, señor, huele que apesta!

¿Será la democracia mera farsa,
libertad de expresión una quimera,
anhelo de justicia un craso error?

¿Se trata al ciudadano cual comparsa
en el teatro voraz de la chequera?
¡Cómo apesta, señor, qué mal olor!



jueves, 9 de diciembre de 2010

Elogio del elogio (Soneto 232)


Elogiar, si se elogia con razón,
con tacto, con mesura y con prudencia,
es signo de sesuda pertinencia,
y de fino y fecundo corazón.

El que elogia por pura admiración,
alegría, contento y complacencia,
sin pedir ni exigir correspondencia,
es digno de total aprobación.

No hay nada tan común - Shakespeare sostiene -
como el ansia de ser bien elogiado:
qué razón el inglés egregio tiene.

Y teniendo tan fácil ser amado
por el mortal que nuestro elogio obtiene,
elogiemos, si es justo, al que va al lado.

(Ver soneto 174)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Princesa115 (Soneto 231)


Ya habrán visto mis próvidos lectores,
que tengo una princesa seguidora,
que comenta mis versos, glosadora,
y que mantiene un blog que habla de amores.

Es de Rota o de sus alrededores,
noctámbula, sensible, soñadora,
y corre por la red, navegadora,
en busca de romances seductores.

Ella no sabe el gran favor que me hace
comentando mis versos cada día;
es algo que me agrada, que me place,

que me anima a seguir con la poesía,
a buscar con ahínco el desenlace,
a bregar en mi blog con alegría.

(Ver soneto 30)

martes, 7 de diciembre de 2010

Soneto de 400 letras (Soneto 230)


Un soneto que tenga cuatrocientas, (29)
ni una letra de más, ni una de menos, (27)
es soneto modelo entre los buenos, (28)
un gozar para mentes muy atentas. (27)

Necesitas hacer bastantes cuentas, (30)
aunque así son los versos más amenos, (30)
y obligas a contar a los ajenos, (25)
que acaban muy contentos y contentas. (31)

Una vez han llegado los tercetos (27)
vas atando las letras que te faltan (29)
para cumplir el requisito impuesto. (30)

Y te metes por unos vericuetos (25)
que te absorben, te arroban y te exaltan (32)
hasta sentir que ya quedó compuesto. (30)

(Ver soneto 3)

lunes, 6 de diciembre de 2010

Día de la Constitución (Soneto 229)


Dice la Carta Magna - hoy de evento -
que están supeditados los poderes
a ella misma y al resto de deberes
que les impone nuestro ordenamiento.

Yo ya poco me creo, bien lo siento,
a la vista de tantos procederes
torcidos de sus rectos menesteres,
que como la hoja seca lleva el viento.

Magistrados, políticos, banqueros,
hacen un uso de ella nada sano,
y nos tienen al pueblo desnortado.

Aunque nunca olvidemos, compañeros,
que es preferible un tonto que un tirano,
y en las urnas votar que ser botado.

(Ver soneto 31)


domingo, 5 de diciembre de 2010

La huelga salvaje (Soneto 228)


Antonio y Pepa fueron a Madrid,
para salir de puente a tierra extraña,
y al final se quedaron en España
por culpa del perverso y vil ardid,

que en su lucha han usado en mala lid,
esos controladores que dan caña
eligiendo el momento que más daña:
ahí de la cuestión se encuentra el quid.

El asunto es también de muy mal fario,
y nadie les dará satisfacción
por haber soportado este calvario.

Aunque el martes tendremos la ocasión,
según marca oportuno el calendario,
de que olviden del todo el sofocón.

Aquí la explicación:
en la víspera de la Inmaculada
tenemos la zambomba programada.


sábado, 4 de diciembre de 2010

Mundial 2018 (Soneto 227)


Esta tarde la FIFA ha proclamado
que ya no organizamos el Mundial
junto con la vecina Portugal...
¡Con lo bien que lo habíamos preparado!

Ha sido Rusia quien nos ha ganado
en una votación poco normal,
pues parece que no era tan cabal
el proyecto por ellos presentado.

En España la cosa se ha vivido
con no mucha atención, con lejanía;
quizá los que más sienten desazón

son aquellos que habíanse prometido
hacerse con alguna regalía...
Pues tendrán que esperar otra ocasión.

(Ver soneto 51)


viernes, 3 de diciembre de 2010

La fiesta del Colegio de Abogados (Soneto 226)


Hoy celebra el Colegio de Abogados
su acreditada fiesta patronal,
en la que, como es ya tradicional,
conviven las letradas y letrados.

Son actos entrañables y entonados:
misa, jura, diplomas, y al final,
almuerzo postinero y colegial,
con copa, baile... y todos hermanados.

Muchos años me he visto en este evento,
donde siempre pasé muy buenos ratos,
con gente sana, buena y conocida.

Pero este me verán más que contento,
pues mi niña se agrega a los novatos
y va por vez primera a la comida.

(Ver soneto 23)

jueves, 2 de diciembre de 2010

Mes dichoso (Soneto 225)



Ya entramos en el mes de los turrones,
alfajores, pestiños, mantecados,
mazapanes, rosquitos, almendrados,
amarguillos, guirlaches, polvorones.

Y también es el mes de los jamones,
langostinos, patés, pavos trufados,
tartaletas, pulardas, marinados,
cochinillos, corderos y capones.

Son días de alumbrados de colores,
de almuerzos colectivos de trabajo,
de cánticos, de compras, de fervores,

de ofrecer parabienes a destajo,
de bregar con mayores y menores...
y también de mandar todo al carajo.

(Ver soneto 198)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Carros y carretas (Soneto 224)


Mi pueblo tiene carros y carretas,
carritos, carretelas, carretones,
señores, señoritos, señorones,
doncellas, damiselas y puretas.

Mi pueblo tiene damas y catetas,
caballos, caballeros, cagajones,
pendejos, perifrásicos, pendones,
granujas, petulantes y alcahuetas.

En mi pueblo se da la inspiración,
el arte, la piedad, la compostura,
la gracia, la elegancia y el blasón.

Y también se puede ver la caradura,
la guasa, la jarana, el botellón,
lo cursi, lo soez y la impostura.

(Ver soneto 55)



martes, 30 de noviembre de 2010

F.C. Barcelona 5 - Real Madrid 0 (Soneto 223)

El Barça-Madrid en imágenes

Qué paliza le ha dado el Barcelona
al once de Mourinho y de Cristiano:
le ha marcado los dedos de una mano
a un Real sin dominio ni corona.

Un Madrid que se ufana y que blasona,
pero que hizo un partido oscuro y vano,
por culpa de ese tándem lusitano
que en los momentos clave no funciona.

Los culés poseyeron el balón,
lo movieron con arte y poderío,
disputaron con fuerza y ambición,

se lucieron con genio y con tronío,
vibraron con su tórrida afición...
y el Madrid sin poder decir ni pío.

(Ver soneto 181)
(Ver soneto 7)

lunes, 29 de noviembre de 2010

Zapatero y los empresarios (Soneto 222)


¿Qué te iban a decir los empresarios
que tú ya no supieras, Zapatero?
Pues que has de reformar más bien ligero,
que se van a agotar los calendarios.

Los curros ya se han hecho más precarios,
pues eso es por lo visto lo primero
que interesa al sistema financiero
 cuando surgen problemas monetarios.

Y ya les va a tocar a las pensiones
que incrementen el tope del retiro
dos años más de lo reglamentado.

Eso sí que me toca los pendones,
porque precisamente a lo que aspiro
es a estar lo más pronto jubilado.

(Ver soneto 89)


domingo, 28 de noviembre de 2010

Barack Obama recibe doce puntos en un labio (Soneto 221)


Doce puntos le han dado al presidente,
no en encuesta ni en una votación,
pues ha sido por una colisión
jugando al baloncesto con su gente.

El médico, que vio la cosa urgente,
atendiendo a su egregia condición,
el labio le ha cosido, con unción,
con un hilo más fino que el corriente.

Pues se teme que al morro renombrado
de tan sobresaliente mandatario
le quede cicatriz que se distinga.

Por eso al que la herida ha provocado
le han dicho que el codazo al dignatario
otra vez se lo dé en la misma minga.

(Ver soneto 186)

sábado, 27 de noviembre de 2010

Vientos de cambio (Soneto 220)


Soplan vientos de cambio en el ambiente,
lo que hace que se observen movimientos
de algunos señalados elementos
que cambian de camisa de repente.

Van mostrando su encanto más ferviente
en todos los más ínclitos eventos
a aquellos que presentan incrementos
en la intención del voto de la gente.

"Jijijí, jajajá, qué bien te sienta
esa corbata rosa, candidato"
- adulan sin pudor los chaqueteros.

Pero tienen la vista muy atenta,
pues queda medio año de mandato,
y no quieren aireados sus traseros.

(Ver soneto 197)

 

jueves, 25 de noviembre de 2010

Recordando al Cándido volteriano (Soneto 218)


Terremotos, tsunamis, explosiones,
epidemias, pobreza, terrorismo,
genocidios, desastres, vandalismo,
accidentes, desfalcos, violaciones;

guerras, calamidades, ablaciones,
crímenes, avalanchas, salvajismo,
huracanes, torturas, despotismo,
corrupción, hundimientos, erupciones...

son de un lado desastres naturales,
y del otro mortal malevolencia,
que nos hacen dudar de los ideales.

Afrontemos la duda con sapiencia,
y cuidemos, cual Cándidos fatales,
nuestro jardín con pertinaz paciencia.

 


miércoles, 24 de noviembre de 2010

Esquelas (Soneto 217)


Estamos en el mes de los difuntos,
y ahora los periódicos contienen
esquelas en que varios muertos vienen
como si hubieran muerto todos juntos.

Estos muertos nombrados en conjuntos
un común rasgo todos ellos tienen,
y es que eran socios - de esos que mantienen -
de una peña, un casino o sus trasuntos.

Hoy he visto una esquela cofradiera
con un muerto que yo daba por vivo,
de quien hace bien poco estuve hablando.

Y he pensado que de cualquier manera,
aunque lleve ya meses inactivo,
para mí que lo están recién velando.

(Ver soneto 194)

martes, 23 de noviembre de 2010

Blog en progresión (Soneto 216)



Según las estadísticas que llegan,
diariamente por Blogger reportadas,
cada vez se producen más entradas
de los que a mi bitácora se agregan.

Con lo cual que mis musas se despliegan,
y me ofrecen ideas renovadas,
para hacer cada noche mis rimadas,
que puntuales y rápidas se entregan.

Cuántas gracias les doy a los lectores
que difunden noticia de mi asunto,
aumentando mis agasajadores.

Por las trazas me pienso y me barrunto
que si siguen tan bien los difusores
esto sube hasta mil de punto en punto.

(Ver soneto 30) 


lunes, 22 de noviembre de 2010

El Papa y los condones (Soneto 215)


Ha declarado el Papa Benedicto
que ya pueden usarse los condones;
mas sólo en muy contadas ocasiones,
así que sigue abierto el gran conflicto.

Si al placer de la carne eres adicto,
tendrás que reprimir los empujones,
o irás con una puta en condiciones,
para ser con el Papa muy estricto.

¿Significa que vamos progresando,
y que pronto la Iglesia aceptará
el uso en todo caso de la goma?

¿O el sida seguirá deteriorando
a tanta humanidad que morirá
por seguir los dictámenes de Roma?

(Ver soneto 204)



domingo, 21 de noviembre de 2010

La ley de la selva (Soneto 214)



Aprendemos con los documentales,
que nos ponen a la hora de la siesta,
que las bestias se dan una gran fiesta
devorando a los otros animales.

Los leones, cocodrilos y chacales,
si buenamente la ocasión se presta,
se zampan al de pelo y al de cresta,
al trotón y al que va por humedales.

En la vida del hombre contemplamos
a muchos con colmillos acerados,
fuertes garras, mandíbulas potentes.

En nuestra selva quieren ser los amos,
y para ello no dudan, conjurados,
en clavarte sus afilados dientes.

(Ver soneto 210)

sábado, 20 de noviembre de 2010

Llamar "gilipolla" por cuarenta euros (soneto 213)


Salió ya la sentencia de aquel juicio,
por el hecho ocurrido este verano,
cuando el buen presidente don Mariano
- que ejerce su función sin beneficio,

prestando al procomún un gran servicio -
recibió insulto vil y chabacano,
que le fue propinado a contramano
por un particular fuera de quicio.

Cuarenta euros deberá pagar
por decir gilipolla al presidente,
según la juez acaba de fallar.

Con un castigo así, tan indulgente,
es probable que vuelva a denigrar,
pasando a ser la injuria reincidente.

(Ver soneto 187)



viernes, 19 de noviembre de 2010

Sin tiempo para el soneto (Soneto 212)


Hoy no tengo soneto en candelero,
porque llevo encerrado todo el día,
en un curso cuya filosofía
es ahorrarle al concejo algún dinero.
....................................................
Ahora voy en el coche muy ligero
por la calle que va junto a la vía,
pues tengo que cambiarme todavía
y jugar un partido padelero.
....................................................
Seis cuatro, seis cuatro, seis cuatro ha sido
el score favorable al que suscribe,
que jugó con su primo de pareja.

Javi y Feli sin más han sucumbido
al juego primoroso de este pibe,
que del día de hoy no tiene queja.

(Ver soneto 87)
(Ver soneto 206)


jueves, 18 de noviembre de 2010

A modo de fábula (Soneto 211)



Un burro que llevaba muchos años
rigiendo los caudales de su casa,
gastaba, sin escrúpulo y sin tasa,
dinero en los caprichos más extraños.

Vivía comúnmente con apaños,
haciendo de sus bienes tabla rasa,
tratando a los demás burros con guasa
y a los acreedores con engaños.

Un día que un burrito se compró
una jarra de aceite algo más cara
el burro economista le riñó.

Y el burrito le dijo con voz clara:
¿Me riñe a mí quien todo lo perdió
por gastar una pizca en la almazara?

(Ver soneto 210)


miércoles, 17 de noviembre de 2010

Quien se pica, ajos come (Soneto 210)



Dicen que quien se pica es que ajos come.
Tenga esto en cuenta quien esté picado
y deje de decir, incomodado,
que un enojo muy grande le concome.

Y no es que con alguno yo la tome.
Lo que pasa es que el hombre es inclinado
a darse por zaherido y ultrajado
y a mostrar muy molesto el comecome.

¡Cuántos ajos a diario se consumen
por muchos que de ser puros presumen!

Pero tienen hedor que les delata:
de su boca rezuma una cantata
que apesta cantidad: la intemerata.

¡Y a mí que no me chinchen ni me abrumen!

A modo de resumen:
Los que ajos manducáis, tened presente
que luego el paladar se pone ardiente.

(Ver soneto 202)



martes, 16 de noviembre de 2010

Las tiendas de los chinos (Soneto 209)


Se vienen a quejar los comerciantes,
aparte de pagar muchos impuestos,
y de los ambulantes con sus puestos,
de un problema que no tenían antes.

Se trata de una clase de inmigrantes
que les son especialmente molestos,
porque venden cualquier clase de tiestos
a precios que resultan aplastantes.

Los chinos - dicen nuestros mercaderes -
no pagan sus impuestos al Estado,
y venden sus paraguas y alfileres

teniendo abierto siempre su tinglado;
y si la muerte ejerce sus poderes,
nadie averigua dónde va el finado.